Best clips ever: Leticia Sabater

Escrito por Alba Cordero
Categoría: Música Publicado: Domingo, 26 Abril 2015

Cuando empecé la sección de Best clips ever, la idea inicial era desgranar éxitos del pasado, para que no quedaran en el olvido, y así recordar que la época dorada de los videoclips fue en los 90/principios de los 2000 (¿a que contado así parece que llevo mogollón de publicaciones?), pero de repente la vida pone ante tus ojos obras de arte de rabiosa actualidad, y es imposible dejarlas pasar. Y eso me ha pasado con la versión electrolatino de YMCA perpretrada por la gran Leticia Sabater. Sí, amigos, Leti is back. Y sí, he dicho electrolatino y YMCA en la misma frase. Es posible que ahora mismo haya un señor en el mundo repartiendo tarjetas de visita en las que pone “El que iba vestido de indio de los Village People” sin saber que algo así está ocurriendo al otro lado del planeta. Por favor, no le aviséis, démosle una senectud digna a ese pobre hombre.

Pero no estamos hablando de señores mayores perdidos en la vida. Estamos hablando de un nuevo hit musical y audiovisual, y digo nuevo, porque esto que ha hecho Leticia no se había visto antes, por mucho que hayas escuchado la canción original desde que tienes uso de razón y hayas hecho la tontería de hacer las letras con los brazos pero no te haya salido porque no eres una puta M humana, asúmelo. Estamos hablando de ESTO:

- La ropa: la poca que hay, quiero decir. No había presupuesto suficiente: o varios bikinis para Leticia, o camisetas para los chicos. Había que elegir. Y diréis: “a ver, aplicando la lógica, es normal que en una playa haya bikinis y chicos casi en pelotas”. Bien, pues apliquemos esa lógica a lo de ir en BOTAS por la arena. Un minuto de silencio por esos pies recalentados, por favor.

- Los maromos: “Mira, quiero que en mi vídeo salgan muchos chicos mazados a los que pueda toquetear mucho, ¿vale?”. Esto es lo que Leticia le pidió al director (probablemente a un señor que pasaba por allí y le dieron una cámara digital compacta y ale, a grabar), y como a cualquier estrella, se le concedieron los deseos. También tenían que bailar mucho, como si estuviesen en una tarima de cualquier discoteca random de Benidorm, que para eso es electrolatino, ¿sabes?

- Los efectazos: La explosión me ha dejado ojiplática, pero ojo al momento multicultural del principio con esas sobreimpresiones de imágenes. Ríete tú de Benneton.

- El enano: Si Juego de Tronos tiene uno, la Sabater no iba a ser menos. Qué geniaza. Qué manera de empaparse de lo que triunfa en el mundo y hacerlo suyo. Cuidado, que a Pablo Iglesias le ha gustado la idea y está haciendo casting ya para Podemos.

- El playback: aquí fallamos un poco, Leti. No hubiese estado mal que te hubieses aprendido el tempo de la canción para ir al ritmo, la verdad.

- La sensualidaJAJAJA: no, en serio.

- La actuación en directo: una vez Leticia y sus chicos actuaron en una discoteca de Valencia, alguien lo grabó con un Samsung Mini y, ¡voilá! Ya tenemos medio videoclip hecho. Muchas gracias a Deseo 54 por su colaboración, sin ellos no hubiese sido posible.

- Los grafismos: bueno, si te fijas en los grafismos el playback no estaba tan mal.

- Los perros: alguien no revisó el montaje final y no se dio cuenta de que se les había colado parte del power point de la tía Encarni para felicitar las navidades con sus dos pequeños, Veneno y Mayrena, un bonito homenaje a las dos transexuales más míticas de este país.

- El metalenguaje: No sé si os habéis dado cuenta, pero ella va vestida de policía haciendo una clara referencia a su anterior éxito, Mr. Policeman. Que aquí no hay nada dejado al azar, amigos.

- Los bailes: bueno mira, no sé.

- La adicción al móvil de Leti: ¿Tu madre no te dice cosas tipo “hija, es que no sueltas el móvil ni para grabar un nuevo hit”, o qué? No podemos seguir así, Leti. Hay que aprender a soltarse de las tecnologías que te atan, Leti. Que luego acabas yonki perdida del 3G y qué hacemos. Hazme caso, tía. Tú puedes.