Yo soy aquel. O no

Escrito por Irene Jurado
Categoría: Música Publicado: Lunes, 03 Febrero 2014

Hace una semana, el Sonorama despertaba el Escándalo con la confirmación de Raphael como cabeza de cartel para este 2014. Inmediatamente timelines a todo trapo reflejaban la noticia. Opiniones de todos los gustos, detractores en cada esquina.

¿Es Raphael un icono, no solo de la música española, sino también de las nuevas generaciones? Así lo reivindicaban Fangoria o Enrique Bunbury. Ni que decir tiene que es un grande y no seré yo quien desmerezca la decisión de la organización. Soy fan absoluta, me parece la mejor elección. Pero, si soy fiel a mí misma, creo que un artista de esta índole lo escucharía en el Teatro Real hecha una señora.

Es en este punto donde entra mi cuestión ética ¿acaso Raphael es cabeza de cartel por ser la representación del postureo máximo? Un concierto de Raphael no es el colofón de una noche de mamarracheo, no es  qué pasará que misterio habrá puede ser mi gran noche.

¿Cuantos han escuchado una canción tras otra una mañana sin más? ¿Cuantos han ido de viaje y su BSO era Raphael? Julio Iglesias, Marisol, Rocío Jurado, Nino Bravo, por ellos si que pasa la aguja interpretando la traca final del guateque pero ¿es Raphael el icono de la música española o es simplemente un surco más del vinilo de nuestros padres? Qué sabe nadie.

Si querían notoriedad, si querían un discurso, desde luego haberlo haylo. Digan lo que digan, está en boca de todos. "Raphael tiene a sus espaldas más discos que muchos de los artistas que van al Sonorama juntos y es un referente para todo lo que es la música que está presente en el festival", según Javier Ajenjo, organizador. El Sonorama, por donde han pasado  en años anteriores Loquillo o Amaral, es uno de los mejores ejemplos de eclecticismo, pero cuidado con traspasar esa delgada línea que separa lo indie del mainstream.

Hace apenas unos meses era una caricatura de sí mismo en la publicidad de Loterías del Estado ¿Sigue dando miedo esa sonrisa terrorífica que gasta todo el tiempo o ya nos hemos acostumbrado a lo que parece un tic? Raphael es muy grande, no nos cabe duda pero ¿acaso es el motor de este festival como cabeza de cartel o simplemente un aliciente? No creo que seamos su target, más bien es el instrumento para dar en la diana del populismo.

En cualquier caso, estamos preparados para un show lleno de excesos.